Complicidades: Peter Asley Solís, cineasta

Scroll down to content

CORTO

Esta es una serie de aproximaciones en tres tiempos a la obra (artística, literaria, periodística, audiovisual, sonora) de creadores que acepten un encuentro conmigo en este espacio titulado Complicidades. La dinámica es esta: los invito a enviarme una pieza o un texto en formato digital acompañado de un párrafo en el que resuman título y contexto en que se creó. Yo le escribo un Proemio al que seguirá la Voz del creador y la Obra en sí. Sea esta una conversación emocionante, emotiva y fructífera que a su vez sea abrazo

1. PROEMIO

Recuerdo (comenzaré mi relato como el de Peter porque, sin antes haber leído el suyo, así lo había pensado y me encantó la coincidencia) que cuando iba en la universidad hace ya unos 20 años quería dedicarme al cine. Estudiaba periodismo, pero me imaginaba haciendo crítica, escribiendo guiones, incluso actuando. Veía muchas películas, me gastaba mis contados pesos en libros de cine y guionismo, comentaba los filmes con quien se dejara. Lo hacía, por cierto, de una forma desmesurada, pretenciosa, ingenua. Tonta. Aquellos libros nunca los terminé de leer ni mucho menos traté de escribir algún guión cinematográfico salvo uno que otro “proyecto escolar” que terminó en la basura. En los inicios de mi carrera como periodista alguna vez escribí sobre cine, pero mis fuentes han ido cambiando y no me interesó tratar de aferrarme a la de cine. Con los años cada día me da más pereza y me desagrada ir a los hipercomercializados complejos. Veo muy poquitos estrenos. Nomás aquellos que me atraen irrefrenablemente (y a veces, muchas, ni esos). Sin embargo, puedo decir que alguna vez soñé con hacer cine. Y eso me remite a Peter  (Puebla, 1986) compartimos ese impulso por contar historias, sólo que él sí siguió ese camino y yo me decanté más bien por el periodismo (ahora en televisión, pero no me atrevo a compararla con el cine pese a que comparten mucho). Iba a decir que me decanté por las letras, aunque sería inexacto porque mi escritura es fundamentalmente periodística pese a que tengo un libro de ficción publicado y algunos relatos deambulando por ahí. También sería honesto decir que eso de contar historias en mi caso es más bien una obligación laboral más que una necesidad como, quizá, lo sea para él. Me topé con Peter donde ahora solemos conocer personas: en las redes sociales. Específicamente en Twitter. De manera virtual. Me llamó la atención esa pasión por el cine que me recordó a mí hace años. Leía sus tuits comentando y calificando películas con “panditas rojos” en vez de “estrellitas”. No suele ser complaciente y me ha hecho sonreír esa suerte de altanería de juventud. Yo, si acaso la tuve, la perdí con la edad. Un día Peter posteó en Twitter un corto que hizo en la escuela y descubrí que también actuaba. Ahí me identifiqué plenamente. Él siguió ese sendero que alguna vez yo quise andar. Veo que Peter ha estudiado artes visuales y la única petición o sugerencia que le haría como su lector es que haga converger la pasión por el cine, la realización y la mirada artística con el ejercicio crítico. Que nos ayude a comprender las películas como obras de arte. A mis alumnos de periodismo les he dicho que hacer crítica no es decir “bueno” o “malo” como inquisidor. Muchos menos “me gusta” o “no me gusta” porque el goce estético es un asunto tan personal que nadie se puede meter ahí a juzgar (aunque en las redes sociales pareciera lo contrario). Claro, un “me gusta” o “no me gusta” de una voz calificada nos puede dar una lucecita. Pero lo que realmente ilumina es aquel crítico o creador que nos ayuda a comprender por nosotros mismos una obra artística. En el corto que Peter me mandó y en sus tuits está un asomo de ello y por eso quise dialogar con él.

2. LA VOZ DE PETER

Recuerdo la alfombra, la odiaba, no dejaba que mis Playmobil se mantuvieran de pie por sí solos. La mansión de Bruno Díaz servía como el laboratorio principal de genética y el escenario perfecto para el ataque final de los velocirraptores. Mi héroes de plástico estaban atrapados en un incendio y sólo podrían escapar si llegaban al túnel donde había un helicóptero subterráneo (ellos vivían a años luz de la tecnología del 93). Eran 5 sobrevivientes, 2 mujeres y 3 hombres, no había historia de amor, aunque en algunas versiones sí, entre dos de los hombre motociclistas y científicos de dinosaurios. Rodeados de fuego y dinosaurios violentos, un T-rex llegaba al laboratorio buscando a su cría y mataba a todos los velocirraptores. Mis héroes escapaban, heridos, pero con un nuevo sentido de humildad al ver a sus creaciones salirse de control y reclamar su vida.

—No, mejor juguemos con tu Nintendo (MR)— me decían, mis primos, amigos y niños que estuvieran en el turno para jugar conmigo. 

Mi nombre es Peter Asley Solís, soy poblano (por lo tanto un gran catador de comida) y sí, a los 7 años aprendí a jugar solo porque no nada más quería aventar mis juguetes al aire, quería contar historias y que siguieran un orden para que me hormigueara la panza cuando el T-rex apareciera. Por eso estudié turismo y después la carrera en cine en Guadalajara. Aprendí a contar historias y mi primer trabajo como navegante en el mundo artístico fue un cortometraje: “Emigrar sin ganso”. Fue una forma de decir varios adioses, a la universidad, a mi idea de regresar a Puebla, a mi alargada etapa como estudiante mantenido por sus padres, a mi mejor amiga que escribió este corto, a mis miedos, a mis percepciones sobre mi talento y un hola, uno ya conocido, a ese niño de 7 años que ahora sí, estaba contando historias, pero que ya no estaba solo.

Aprendí a contar historias con el cine y ahora estoy aprendiendo a decir algo de mí en ellas.

3. LA OBRA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: